jueves, 30 de julio de 2015

Secretitos 1



-      - Yaya, ¿Verdad que tienes secretitos? (En Valencia las abuelas somos yayas)

-  - ¿Secretitos?  No, la yaya no tiene secretitos.

-  - Sí.  Sí que tienes secretitos.

-  - ¿Sí? – yo me quedo a cuadros con ojos como platos. -¿Y qué secretitos tengo?

-  - Los que hay ahí. – y me señala una puerta cerrada con llave, precisamente para evitar que manos inocentes corran peligro.

-  - ¡¡Aaaaah!!  (Me lo imagino) Tú quieres ver los cajoncitos de  la yaya. ¿No?

-  - Sí – me dice toda contenta- ¿Me los enseñas? – Claro, como le voy a negar  a mi nieta que vea todas las cositas que una vez le llamaron la atención.  Después de tres años (pronto hará los 6)  aún se acuerda que vio unos muñequitos y abalorios, que nos costó comprar los adecuados para niños afín de que no le diera por revolverlo todo, no hubiese dejado títere con cabeza. Después viene el razonamiento de que son cosas que no debe coger o tocar porque algunas son peligrosas para ella.

- - No, no son secretitos pero si son cositas que utiliza la yaya para coser cosas bonitas.

- - ¿Cómo mi mochila?

- - Como tu mochila, claro. - Éstos niños son más listos que el hambre.  



       Pues vamos a verlos todas. Bajo supervisión, no hay problema.

Son unos cajoncitos muy antiguos, los empleaban en las mercerías para guardar las madejitas de bordar. Después de algunas vueltas cayeron en mis manos y los tengo  aprovechados para toda clase de elementos de costura.

Necesitan una buena mano de pintura pero por el momento la menda se ha vuelto holgazana con estos calores y queda en la carpeta de “pendientes”. Ya le tocará el turno.



He adecuado unas maderitas del mismo largo para que las bobinas no queden bailando la jota.



Los primeros cajoncitos son los que más uso, y me gusta tenerlo todo a mano lo más cerca posible de la máquina de coser. Aunque no se ve, está justo a la derecha.



Abalorios que últimamente a penas les presto atención.



Cintas, Bies, puntillas y entredoses.



Las puntillas si son pequeñas y cortas las coloco en carretes o enrolladas sujetas con un poco de hilo. 



Las cintas igual, porque si las sujeto con alfiler, éste se oxida y me las  estropea. Les puse cinta adhesiva (celo)  y ved cómo quedaron marcadas.



Truco: Lo mejor es atarlas con un hilo cualquiera



O simplemente darles una puntadita sin nudo, para facilitar luego su empleo. Los cartoncitos también debería de cambiarlos por otros más alegres. Bueno, con el tiempo y una caña….



He dividido los nueve cajones en dos tandas pues si añado imágenes de explicación, una entrada sola, resulta demasiado larga. Así que a por la segunda. (He invertido la entrada para que siga el orden).

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho ver tus secretitos...... BESICOS.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito armario de secretos.........me encanto lo bien organizado que esta....cuanto durara?.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Wow me encanta que ordenadito todo!!!! Yo las cintas las sujeto pasando la puntita por debajo de la ultima vuelta, jeje, porque tambien conoci el problema de los alfileres y el celo a mi ni se me pega, jajajaja
    Besote!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este armarito... yo los tengo desperdigados en multitud de cajas por toda la casa. Desventajas de no tener cuarto de costura...
    Besos,

    ResponderEliminar